Tanto la cirugía como la medicina estética persiguen los mismos objetivos, perfeccionar la apariencia física del paciente, en base a sus preferencias y necesidades. Es por ello que sirven tanto para corregir imperfecciones estéticas como para restaurar zonas de la piel afectadas como las que presentan cicatrices.

La cirugía estética es a veces descartada por los pacientes, aunque los resultados que ofrezca sean los que se busca. En este sentido, hay muchos motivos por los que se prefiere la medicina estética.

En primer lugar porque los tratamientos sin cirugía, obviamente, prescinden de una intervención quirúrgica, lo que implica no estar en hospitalización, no pasar por quirófano y poder recuperar la rutina diaria de forma mucho más rápida.

Tratamientos de medicina estética

En nuestra web puedes descubrir todos los tratamientos de medicina estética actualmente disponibles.

En la primera visita gratuita analizamos el caso de cada paciente para de forma personalizada sugerirle el mejor tratamiento de medicina estética. A nivel general, estos son los tratamientos sin cirugía más demandados y recomendables:

  • Botox (toxina botulínica): Tratamiento sobre los músculos para aportar elasticidad a la piel y eliminar arrugas.
  • Hilos tensores: Aplicación de hilos muy finos que permiten actuar sobre la pérdida de elasticidad de la piel.
  • Mesoterapia facial: Tratamiento sin cirugía con el que estimular la síntesis del colágeno para ofrecer hidratación y revitalización.
  • Peeling: Tratamiento sin cirugía que mejora la tonalidad, textura y apariencia de la piel y consigue cierto rejuvenecimiento.
  • Relleno de arrugas: Tratamiento de eliminación de arrugas personalizado a cada paciente.
  • Tratamiento de hipersudoración: Tratamiento no quirúrgico para solucionar el problema de exceso de sudoración.
  • Tratamiento de labios: Para aportar volumen y definición a los labios finos.
  • Tratamientos de dermatología: De forma general, hay tratamientos dermatológicos que no requieren cirugía y que ofrecen soluciones a cada caso particular del paciente.