En este artículo desvelaremos las verdades sobre el bótox para que de una vez por todas, digas adiós a tus temores.
Es cierto que los rostros de algunas celebrities y famosos son poco naturales, esto sucede por el uso incorrecto del producto y su abuso.

En la medicina estética el bótox tiene unas indicaciones específicas, como la de suavizar la movilidad de algunos músculos faciales situados en las zonas propensas a tener arrugas. La toxina botulínica se inyecta en la frente, las patas de gallo, el entrecejo o el código de barras, entre otras zonas. Además de esta indicación, puede tratar la hiperhidrosis, el exceso de sudoración en axilas, manos y pies.
Se utiliza desde hace más de 20 años y ha conseguido el reconocimiento de muchos por su gran eficacia. Con el uso adecuado del bótox, conseguimos unos resultados naturales en nuestros pacientes.

Tu cara no cambia después de las infiltraciones del bótox

  • El bótox no deja la cara hinchada, ya que no actúa como un relleno, por tanto no cambia la voluminización de la cara.
  • Tampoco se pierde la expresividad porque la finalidad del bótox es ofrecer una imagen más relajada, pero nunca una cara petrificada.
  • Este tratamiento está indicado tanto en hombres, como en mujeres que quieran prevenir o mejorar las arrugas faciales.
  • Después de la desaparición del efecto, las arrugas no empeoran. Además de mantener los músculos relajados durante 4-6 meses, se minimiza la incidencia de nuevas arrugas y la profundización de las ya existentes.

Sin duda los mitos y el miedo a la toxina botulínica están derivados de la mala información transmitida por los medios de comunicación además de los médicos sin una formación adecuada para realizar este tratamiento.

En conclusión, si el tratamiento está realizado por un experto, no hay nada que temer, es un tratamiento seguro y con gran eficacia.

¿Quieres pedir cita en nuestro centro?

Rellena el formulario de contacto o llámanos al 934 080 179