La mesoterapia es una técnica estética que se basa en la aplicación de microinyecciones con sustancias que combaten la celulitis, la grasa localizada, las arrugas y la flacidez, que mejora la calidad y el aspecto de la piel.

La mesoterapia es una técnica perteneciente a la medicina alternativa basada en la aplicación de microinyecciones de medicamentos convencionales, homeopáticos, vitaminas, aminoácidos o minerales. Fue inventada por un médico francés, Michel Pistor (1951), en un principio para tratar dolencias de tipo crónico. Muy pronto su utilización se amplió y en la actualidad se emplea con efectividad en el campo de la medicina estética, tanto en tratamientos faciales como corporales. Este método se basa en una máxima rotunda: “poco, pocas veces, y en el lugar adecuado”.

La mesoterapia en el campo de la estética consiste en la aplicación de microinyecciones de sustancias a muy bajas dosis con el fin de combatir una serie de problemas de belleza como la celulitis, la grasa localizada, las arrugas o la flacidez. No existe una norma a la hora de elegir y seleccionar las sustancias a inyectar, pues depende del especialista y sobre todo de la zona y el fin a conseguir. Y es que, no es lo mismo las sustancias que se aplican de forma intradérmica para rejuvenecer la piel que aquellas que tienen como objetivo disolver la grasa corporal.

Las inyecciones son aplicadas a nivel superficial, no subcutáneo ni intramuscular, sino a nivel intradérmico, a unos 3 o 4 mm. de profundidad máxima, inyectadas exactamente en la zona a tratar. Las agujas empleadas son las denominadas ‘agujas de lebel’, de aproximadamente unos 4 mm de longitud, que no suelen ser dolorosas debido a su tamaño reducido y a que se aplica muy poca medicación. Sin embargo, en casos de sensibilidad, se puede utilizar antes una crema anestésica.