Hay solución para las estrías? Es la eterna pregunta. Efectivamente, se trata de uno de los problemas estéticos más complicados de eliminar, pero no imposible porque, afortunadamente, cada vez existen más tratamientos médico-estéticos) para mitigarlas, y con mejores resultados.

Las estrías son zonas de atrofia cutánea que se manifiestan en forma de líneas de color rojizo o blanquecino. Se localizan en el tejido conjuntivo y se observan por transparencia a través de la epidermis; son una especie de cicatrices anómalas, producidas por una fibrosis excesiva localizada como respuesta a la ruptura y mala calidad de las fibras elásticas.

Las estrías aparecen habitualmente tras cambios de peso bruscos, por lo que este es uno de los aspectos que debemos intentar evitar siempre. También existen algunas enfermedades (como el Síndrome de Cushing) o tratamientos (corticoides sistémicos o en cremas usados durante largos periodos de tiempo), que pueden favorecer su aparición, ya que producen atrofia de la piel. Y un momento muy ligado a las estrías es el embarazo, en el que el inevitable aumento de peso hace que aparezcan habitualmente.

Tratamientos para eliminar las estrías

La bioestimulación, es una técnica con la que se consigue atenuar las estrías en una sola sesión, gracias a los factores de crecimiento que activan la regeneración celular. Los factores de crecimiento, liberan unas proteínas tipo citoquinas, que al inyectarlas en las estrías estimulan las células o fibroblastos de la piel para que produzcan nuevo colágeno y se disimulen.

Por otro lado, la aplicación de dióxido de carbono en las estrías favorece a la regeneración de la piel por su efecto en la estimulación de las fibras colágenas y elásticas, logrando atenuarlas. Se ha postulado la posibilidad de que la carboxiterapia estimule la producción de melanina pues las estrías blanquecinas llegan a tomar casi el color de la piel.

Y la mesoterapia, si se realiza con el fin de eliminar las estrías, requiere de un compuesto específico con productos farmacéuticos o naturales, tales como el ácido hialurónico, vitaminas, minerales, co-enzimas, aminoácidos… Con el objetivo de recomponer la piel y propiciar la regeneración celular.