Tratamientos Faciales

Nuestro equipo de profesionales médico estético, te asesorará ayudandote  a atenuar los efectos del tiempo en tu rostro, empleando las técnicas más seguras, eficaces y novedosas para tratar -entre otros aspectos médico estéticos- el envejecimiento facial sin necesidad, además, de ninguna intervención quirúrgica.

Son el conjunto de métodos y tratamientos, cuya aplicación tiene como fin, evitar que durante el envejecimiento inevitable se pierda calidad de vida, intentando frenar mediante dichos tratamientos,  los procesos de oxidación por los que el cuerpo se va degradando y perdiendo vitalidad.
Es la aplicación de microinyecciones en las zonas de la cara, cuello y escote, bajo anestesia tópica y cuya finalidad es conseguir una revitalización de dichas zonas, mejorando la hidratación, retrasando la aparición de arrugas y ayudando a corregir la flaccidez, para de esta forma, evitar los signos cutáneos del envejecimiento.

Los productos utilizados pueden ser muy variados, en función del objetivo a conseguir: homeopatía, ac. hialurónico; todos ellos testados, autorizados y por tanto de absoluta fiabilidad.

Se usa esta denominación, a la aplicación de una ácido sobre la piel, de forma periódica, con la intención de producir: una descamación, una homogeneización de su pigmentación, o simplemente, una hidratación de la misma.

Existen diferentes tipos de peelings químicos, en función del tipo de ácido utilizado: superficiales, medios y profundos; pudiéndose aplicar todos ellos en consulta y sin ningún tipo de actuación anestésica.

Según el tipo de ácido utilizado, podremos conseguir mejorías en diferentes patologías cutáneas.
Así pues, los peelings químicos están indicados para los siguientes procesos:

  • Tratamiento del envejecimiento cutáneo
  • Manchas
  • Arrugas
  • Prevención y tratamiento del acné y sus secuelas

 

Las sustancias que podemos utilizar son básicamente: ácido láctico, ácido salicílico, resorcinol, sol. de Jessner, ácido tricloroacético, fenol, alfa hidroxiácidos, etc. Hay numerosos productos con propiedades: queratolíticas, germicidas, bacteriostáticos, fungicidas, etc.

De la elección más acertada según el problema dependerá el mejor resultado.

Según el tipo de sustancia que empleemos podremos producir un peeling más o menos superficial, y esta elección irá en función del objetivo del tratamiento.

 

SUPERFICIALES.

Afectan a estrato córneo, epidermis y dermis papilar superficial. Los agentes empleados son: ác. retinoico, solución de Jessner, alfa-hidroxiácidos, TCA 10-30%. Están indicados en tratamientos de acné, alteraciones pigmentarias epidérmicas, arrugas finas, daño solar.

 

MEDIOS.

Afectan a estrato corneo, epidermis, dermis papilar y reticular alta. Los agentes empleados son: alfa-hidroxiácidos, TCA y fenol.
Están indicados en: daño solar, arrugas de mediana profundidad, pigmentaciones, cicatrices superficiales, etc.

PROFUNDOS.

Destruye hasta la dermis reticular media. Los agentes empleados son básicamente, el fenol y se indica en la corrección de arrugas medias y finas, daño solar, problemas pigmentarios y cicatrices superficiales.

Durante la vida, nos vemos sometidos a una serie de  hechos como, el paso del tiempo, la acción solar, la contaminación, el tabaco, etc., que van dejando huellas en nuestro rostro, entre las que destacan las arrugas, que serán depresiones o surcos, en función de su profundidad y del tiempo de evolución.
Ante esta situación, una posible solución es el relleno de las mismas, con sustancias diversas, que variarán en función del tipo de arruga y de la duración del producto, consiguiendo de esta manera, una disminución de la profundidad y por lo tanto, una atenuación del aspecto de envejecimiento, cansancio o incluso enfado.

 

INFORMACIÓN SOBRE EL TRATAMIENTO:

 Para el relleno de arrugas, así como para el mantenimiento de la elasticidad e hidratación de la piel, tenemos en la actualidad, diferentes tipos de sustancias que nos van a permitir conseguir el mejor resultado posible, siempre teniendo en cuenta, cual es el estado de la piel de  el/la paciente.

 

BIOESTIMULACIÓN O BIOREVITALIZACIÓN.

En una primera fase, podemos hablar del tratamiento preventivo de la aparición de las arrugas, en este caso el tratamiento se basa en la infiltración de sustancias reafirmantes y tensoras de la piel. Se infiltran en series de microinyecciones siguiendo las líneas de expresión de la cara.

Con ellas logramos mejorar la elasticidad y turgencia del tejido cutáneo, aumentar visiblemente la tonicidad de la piel y  retardar la aparición de las arrugas; lógicamente, acompañado del tratamiento cosmético que se determine, de manera que se logra un mantenimiento efectivo del rostro.

Las únicas complicaciones posibles de este tipo de tratamiento, son la aparición de eritemas o pequeños hematomas, que en un plazo aproximado de 10-15 días desaparecerán sin dejar huella.

Se realizará siempre, previo al tratamiento: una historia clínica, exploración y test cutáneo.

 

RELLENO DE ARRUGAS.

En el momento en que las arrugas empiezan a tener mayor profundidad, empieza a estar indicado el tratamiento mediante materiales de relleno, cuya misión es rellenar la arruga a nivel dérmico.

En cuanto a materiales de relleno, contamos en la actualidad, con varias sustancias, con las que obtenemos magníficos resultados:

 

1.Acido hialurónico.

El ácido hialurónico, nos permite una corrección fina de las arrugas faciales, sin necesidad de sobre corrección, ni test previo, y con una duración aproximada de un año, siempre teniendo en cuenta, que el efecto varía según cada persona.

Con esta sustancia, podremos rellenar los surcos nasogenianos, las arrugas frontales, labiales y patas de gallo, así como aumentar el volumen de los labios, gracias a las diferentes composiciones de esta sustancia.

Como complicación, nos podemos encontrar con la formación de hematomas (en 10-15 días desaparecen), así como leves infecciones en la zona de inyección.

 

2.Radiesse.

Radiesse o hidroxiapatita cálcica es una sustancia reabsorbible, al cabo de aproximadamente dos años, que será usada en inestetismos faciales de una cierta profundidad, como los surcos nasogenianos o líneas de marioneta o la remodelación del ángulo mandibular o incluso la neoformación del pómulo.

Es un relleno con una elevada elasticidad que permite corregir de forma muy natural estas imperfecciones, aunque no está indicado para el tratamiento de arrugas finas.

 

3.Acido poli-L-láctico.

El ácido poli-L-láctico, se utiliza preferentemente para “esculpir” el rostro, es decir, recuperar pérdidas de volumen y de firmeza, que se producen con el envejecimiento cutáneo, como consecuencia de la pérdida de tejido adiposo, pérdida de elasticidad y disminución del grosor de la piel. También nos será útil para rellenar cicatrices post-traumáticas.

No se necesita test previo y tras varios tratamientos iniciales (el número depende de cada persona), los resultados se mantienen durante dos años. Los efectos secundarios más comunes están relacionados con la inyección tales como sangrado, pérdida de firmeza ó dolor, enrojecimientos locales, hematomas e hinchazones y duran una media de 2-6 días.

Un posible efecto retardado, son pequeños nódulos bajo la piel, en la zona tratada, que se notan a la palpación y cuya duración puede ser de 6-12 meses.

 

4.Aquamid.

El aquamid, es una sustancia inyectable que se utiliza para corregir o mejorar cualquier defecto estético con déficit de tejido blando, desde arrugas profundas o surcos nasogenianos a cicatrices post-traumáticas o post-operatorias. Puede a su vez, utilizarse en grandes volúmenes, con la ventaja de que no suele formar granulomas. La duración es indefinida, pues es un implante definitivo, pero el efecto no permanecerá eternamente, ya que con el paso del tiempo el envejecimiento cutáneo sigue su curso, formándose nuevos inestetismos y anomalías faciales.

Siempre es recomendable el acabar los tratamientos faciales con unas sesiones de peeling, las cuales consisten en un pelado de las capas más superficiales de la piel, de manera que aquellas pequeñas imperfecciones, manchas e incluso algunas de las arrugas más finas, desaparecerán consiguiendo un aspecto final más bello y joven.

Que duda cabe que un labio carnoso y sensual (sin excesos, ni extravagancias), es un signo de belleza que realza y complementa el rostro, tanto si la genética no nos ha dotado de él, como si por el paso del tiempo se ha ido perdiendo.

Disponemos en la actualidad de tratamientos que nos pueden ayudar a corregirlo y ponerlo más en consonancia con nuestros deseos, mediante productos que pueden ser temporales o definitivos, según lo requiera la ocasión.

La técnica intenta corregir el excedente de piel y la pérdida de posición de estructuras faciales y cervicales sin la realización de técnicas quirúrgicas, por la recolocación de estructuras mediante elementos tensores.
La colocación de los hilos se realiza en función de la corrección precisa, pudiendo hacer un  diseño a la medida de las necesidades de cada paciente.
Es una técnica no quirúrgica, que no requiere incisiones. El nivel de implantación de los hilos es a nivel de hipodermis superficial, debajo de epidermis y dermis, en la grasa inmediatamente situada debajo de la piel.
Se realiza con anestesia local en el trayecto de los hilos y se recomienda no haber ingerido AAS los días previos para evitar los hematomas a pesar de lo cual pueden ser inevitables.
Inmediatamente después de la colocación de los tensores se desencadena una reacción inflamatoria discreta que se mantiene 48 horas y que no impide en absoluto a los pacientes la incorporación a su vida social normal de forma inmediata tras haberse sometido a esta técnica.
Se pauta al paciente cobertura antibiótica durante cuatro días y antiinflamatorios durante 48 horas.
Son compatibles con un lifting quirúrgico posterior, así como con otros tratamientos de rejuvenecimiento facial.
Se pueden “retocar” colocando más hebras unos años después cuando el paciente cumple más años y necesita una corrección complementaria.

Los principales riesgos son:
• Extrusión: 1/2500 casos, se retira el extremo externo de la hebra sin problema.
• Colocación muy superficial: Se observa en el post inmediato, se retira y se coloca uno nuevo en posición correcta
• Fibrosis retráctil deformante: Es una posibilidad que aún no se a observado en ningún caso
• Si son azules, se pueden transparentar en la piel.
Hay varios tipos de Hilos Tensores, cada vez son mejores, se han perfeccionado y cada vez ofrecen mejores opciones de corrección.

Hilos  Reabsorbiles  (Happy Lift®)
Son  hilos de ac. poliláctico . El ácido poliláctico  es la composición de alguna de las suturas reabsorbiles  más empleadas como el Dexon ® o el Vycril® desde hace más de 15 años en medicina convencional y por tanto muy conocida la respuesta de la piel a este tipo de material.

Los hilos  cuentan con pequeñas especulas que son las responsables del anclaje de los mismos.
Estos hilos tienen capacidad de tensión limitada y  lo  por tánto nunca se debe comparar con un lifting facial. Dada su capacidad de suspensión, su efecto será menor en pieles muy grasas o muy pesadas. En los pacientes que mejor funcionan es en aquellos que tienen piel fina y tejido subdérmico muy escaso. Y que no exista una bola grasa de Bichat muy pesada y descolgada.
Como material reabsorbible que son, estos tensores desaparecen por que son metabolizados por la piel al cabo de 12 meses.

La corrección obtenida, en teoría se mantiene gracias a la fibrosis que  ha generado la presencia del tensor durante su tiempo de existencia.

Esta fibrosis está condicionada por la respuesta inflamatoria y cicatricial del paciente y resultan parcialmente aleaotorios  la intensidad de la respuesta y por tánto el nivel de corrección y la perdurabilidad del resultado a largo plazo.

INFORMACIÓN SOBRE EL TRATAMIENTO:

La toxina botulínica (tipo A) se utiliza en Medicina Estética aprovechando la acción natural de esta proteína, la cual, es paralizar el músculo.

El mecanismo de acción es por bloqueo de la producción de acetilcolina en los terminales presinápticos.

El uso de este medicamento se inició en el año 1970 con indicaciones  en las especialidades de neurología y oftalmología. Sin embargo los primeros reportes de utilización en medicina estética datan de 1992.

Se sabe que el mecanismo productor de las arrugas en la cara es la contracción de la musculatura, por lo tanto si nosotros evitamos la contracción muscular conseguiremos que no se lleguen a formar arrugas, de aquí deducimos la primera condición de tratamiento y es que éste no será un tratamiento para la  arruga (para el cual tenemos ya tratamientos de relleno) sino para el mecanismo de producción de la misma.

Las indicaciones básicas de este tratamiento, en Medicina Estética, son:

la primera, relajar los músculos que producen las arrugas, y la segunda  tratar la hiperhidrosis axilar y palmar.

También hay indicaciones en neurología (distonías, tortícolis espasmódica, espasmos, etc.) y en oftalmología (estrabismos, etc.).

La aparición de los efectos se produce a los 3-4 días del tratamiento, tiempo necesario para que se produzca el agotamiento del neurotransmisor en los botones presinápticos.

La duración del efecto, de forma total, es de unas seis a doce semanas aproximadamente, se pueden ver resultados hasta los 2-3 meses y se recomienda  durante el primer año la repetición de las sesiones cada 4 meses ya que de esta forma se observa un aumento del tiempo de efecto en los sucesivos tratamientos

 

EFECTOS SECUNDARIOS.

Se han descrito múltiples efectos secundarios, muchos de los cuales son de muy baja incidencia y en cualquier caso, de carácter leve:

  • No-aparición de efectos paralizantes.
  • Asimetría en el tratamiento.
  • Paresia transitoria de la musculatura próxima.
  • Disestesia regional transitoria.
  • Dolor en el momento del tratamiento.
  • Eritema en la zona de inyección.
  • Equímosis.

 

El PROTOCOLO DE TRATAMIENTO sería:

  1. Tratamiento inicial de las zonas previamente marcadas.
  2. Control a los 5-7 días para realizar retoque de asimetrías en caso necesario.
  3. Control a los 15-20 días para realizar algún tratamiento complementario si así se hubiese decidido.
  4. Nuevo tratamiento a los cuatro meses. Nunca antes, para evitar la aparición de anticuerpos antitoxina. Hay una población (5%) con Ac. permanentes.

Según nuestro criterio consideramos que es un tratamiento complementario de probada eficacia, con resultados espectaculares a corto plazo, sin riesgo, con una técnica que implica mínimas complicaciones y con un coste aceptable.

El envejecimiento facial produce cambios en los tercios medio e inferior de la cara. Una de las causas es el descendimiento y redistribución de la grasa.

Este desplazamiento graso deforma el rostro y es el responsable de la formación de la papada, las líneas de marioneta, el surco nasolabial, el descolgamiento de las mejillas y la flacidez.

Lipoláser es una técnica mínimamente invasiva asistida por láser, eficaz para eliminar la grasa descendida y contraer la piel.

Consigue definir y tensar el cuello, el mentón y las mejillas, en una sola sesión y sin ingreso hospitalario.

 

Ventajas de Laserlipólisis en cara y cuello

Las principales ventajas de esta técnica son:

  • Seguridad y precisión.
  • La cánula fina y dúctil permite al cirujano realizar movimientos más seguros y precisos mientras se elimina la grasa.
  • Contracción de la piel.
  • El láser produce la regeneración de las fibras de colágeno y elastina.
  • Esto favorece que la piel se adapte perfectamente al nuevo contorno sin grasa, evitando la flacidez.
  • Procedimiento poco traumático.
  • Laserlipólisis no rompe ni desgarra la grasa, sino que la derrite.
  • Efecto coagulante.
  • El láser coagula los vasos sanguíneos pequeños mientras se realiza la técnica, por lo que se reduce el sangrado y los hematomas.
  • Técnica ambulatoria bajo anestesia local.
  • El paciente está despierto durante todo el procedimiento.
  • No requiere ingreso hospitalario.

Transcurrida 1 hora del tratamiento, el paciente puede regresar a su domicilio y retomar su actividad habitual en 48 horas.

Recuperación más rápida y confortable.

Al reducirse la hemorragia y los hematomas, disminuye también la inflamación, por lo que se reduce el tiempo del postoperatorio.

 

Descripción del procedimiento

Infiltración de la anestesia local tipo Klein. El médico practica una incisión muy reducida por la que introduce la fibra óptica.

Ésta entra en contacto con la grasa, derritiéndola.

La grasa derretida se extrae con una cánula de liposucción más fina de lo habitual.

El médico vuelve a introducir la fibra óptica para calentar los tejidos y producir la contracción de la piel.

 El envejecimiento cutáneo es el resultado de factores medioambientales y del paso del tiempo.
A medida que envejecemos, la piel sufre pequeños pero inevitables cambios que sumados provocan la pérdida de densidad, flexibilidad, resplandor y tono.

En las distintas capas de la piel sus efectos y resultados son distintos,

Epidermis:

  • Reducción de la renovación celular.
  • La microcirculación sanguínea se ralentiza.
  • La distribución de melanina se vuelve irregular
  • Los radicales libres y otras toxinas empiezan a acumularse.
  • La epidermis adelgaza.

— RESULTADO: La piel se torna áspera, rugosa, pierde luminosidad

 

Dermis:

  • La síntesis de colágeno se reduce.
  • Las fibras de elastina y colágeno comienzan a degradarse.
  • Se pierde hidratación.

— RESULTADO: La piel pierde su firmeza y elasticidad

 

Factores que aceleran el envejecimiento:

Hay distintos factores que aceleran el envejecimiento de la piel y que enumeramos a continuación. Algunos de estos, como pueden ser las radiaciones solares, inciden mucho en el envejecimiento prematuro de la piel.

  • Factores genéticos
  • Modificaciones hormonales
  • Radiaciones solares
  • Contaminación medioambiental
  • Agentes atmosféricos
  • Estrés

— RESULTADO: Envejecimiento cutáneo prematuro caracterizado por sequedad, arrugas y manchas cutáneas