Los tratamientos corporales ayudan a moldear nuestro cuerpo, mejoran nuestro aspecto
y complementan al resto de terapias. Es importante conocerlos y elegir el que mejor se adapte a nuestro caso en concreto.

Según la  Organización Mundial de la Salud (OMS), la definición de salud es: “Un estado completo de bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia”.

El gozar del nivel más alto de salud que se puede alcanzar, es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano, sin distinción de raza, religión, creencia política, condición económica o social.

Estamos viviendo un tiempo en el cual la aceptación de las personas por parte de la sociedad y por parte de uno mismo, es cada vez más exigente.

Ya pasó el tiempo en que las meninas de Rubens o Renoir  eran el ideal femenino.

Por ello se debe animar a las personas, a que lejos de quedarse con la duda de si su problema tiene solución, acudan a los especialistas pertinentes, para informarse  de forma detallada de las posibles soluciones, de igual forma que acudiría cualquier persona por otro problema similar.

Cuantas veces nos ha sucedido que a la hora de ir a  la playa, ponernos una falda corta, o salir a la calle, nos lo hemos pensado dos veces, y hemos cambiado nuestra indumentaria  o nuestro aspecto, o incluso lo que es peor, hemos renunciado a ese momento de relación social que para nosotros era tan importante.

Pues bien, desde el momento en que no podemos disfrutar plenamente de nuestra vida a causa de nuestro aspecto, es porqué se ha convertido en un problema que nos perjudica y por lo tanto debemos ponerle solución, ya que la tiene.

Debemos convencernos de que el primer paso, tiene que ser un cambio en los hábitos dietéticos que nos conduzca a comer según nuestras necesidades y no según nuestro apetito.

Haciendo dieta, aprenderemos pequeños trucos que nos permitirán primero perder y después mantener, el peso que le interesa más a nuestra salud.

Además, podremos realizar tratamientos complementarios (mesoterapia), que harán que a medida que vayamos perdiendo peso, podamos también moldear nuestro cuerpo, para perder de aquellas zonas que siempre nos han resultado más difícil de adelgazar.

Otro objetivo a cumplir, es el intentar que el aspecto de la piel y el tono muscular sean el mejor posible, para que no solo obtengamos una disminución del volumen, sino que también el aspecto de la zona, sea de nuestro agrado.

Nuestro sistema lipoLáser utiliza una plataforma basada en la tecnologia del láser de diodo, que posee dos longitudes de onda. La longitud de onda de 924 nm posee una alta afinidad por el tejido adiposo, mientras que la de 975 nm favorece la firmeza cutánea.

El lipoláser consiste en una liposucción asistida por un láser de alta precisión y mínimamente invasivo, indicado en la corrección de irregularidades (celulitits) y desproporciones (papada, michelines,cartucheras etc.), en determinadas zonas del cuerpo, debidas a la acumulación excesiva de grasa y que no desaparece con dietas o ejercicio físico ni con otros tratamientos cosméticos, estéticos o médicos.

Si usted es una persona que goza de buena salud y de una estabilidad psicológica, con un peso relativamente normal pero que presenta acúmulos de grasa en áreas localizadas, y es realista en sus expectativas, será un buen candidato.

La liposucción está desaconsejada si ha sufrido una cirugia reciente en la zona a tratar o si padece problemas cardiacos o respiratorios.

Se trata de una técnica que permite remodelar la silueta, reducir la celulitis y atenuar la flacidez, con las siguientes particularidades:

  • La intervención tiene una duración aproximada entre 1 y 2 horas.
  • El proceso es ambulatorio, no requiere hospitalización. La persona puede reincorporarse a sus actividades habituales en 24 horas.
  • Permite trabajar con anestesia local, es decir, que durante todo el tiempo de la intervención, el paciente está consciente
  • El procedimiento evita las incisiones traumáticas, los puntos de sutura y las grandes cicatrices.

 

Además de la destrucción del tejido adiposo, gracias al efecto exclusivo e innovador que conlleva esta tecnología (longitud de onda de 975 nm), el láser coagula los pequeños vasos del tejido adiposo y estimula la reorganización de colágeno en la dermis superficial provocando un efecto de tensado cutáneo.

La retracción de la piel y la inducción de la formación de colágeno por el efecto del láser no sólo evitan la flacidez, tan característica tras la liposucción tradicional, sino que también producen una reafirmación importante de la zona tratada (similar o superior a la producida por otras técnicas anti-flacidez utilizadas, como la radiofrecuencia).

 

El lipoláser se puede utilizar para tratar todas aquellas zonas del cuerpo donde hay tejido adiposo.

Estas áreas incluyen:

  • Abdomen y Flancos
  • Caderas
  • Espalda
  • Interior de los muslos
  • Exterior de los muslos
  • Papada
  • Rodillas
  • Brazos
  • Tobillos

 

Funciona con buenos resultados en:

  • La papada
  • Flacidez en zona superior e interna de los brazos.
  • Presencia de pechos en hombres (ginecomastia).
  • Grasa acumulada alrededor de las axilas.
  • Michelines irreductibles de la zona alta de la espalda espalda o      región lumbar.
  • Acumulo de grasa coloquialmente llamado “rollito del sujetador”.
  • Grasa acumulada en abdomen o pubis (SOBRE TODO SI ESTÁ ASOCIADA A LA FLACIDEZ).
  • Cartucheras
  • Pliegue subglúteo.
  • Cara interior de muslos.
  • Grasa localizada en la cara interna y superior de las rodillas o en los gemelos.
  • Retoques de liposucción ya realizadas que han dejado irregularidades

 

Acúmulos grasos en cuello, brazos, espalda, abdomen, caderas, muslos o piernas, sobre todo si están asociados a gran flacidez pueden ser tratados con éxito con esta nueva tecnología.

Para evaluar los resultados de una liposucción debemos dejar pasar un mínimo de tres meses, aunque el aspecto definitivo no se verá antes de los seis. Además, los primeros días se encontrará más pesado como consecuencia del exceso de fluidos que se le han administrado.

La Radiofrecuencia consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la piel que provoca el calentamiento controlado de las diferentes capas de la dermis, lo que favorece:

  • La formación de nuevo colágeno.
  • El drenaje linfático.
  • La circulación de la piel y el tejido subcutáneo.
  • La migración de fibroblastos.

 

En función de la frecuencia que se utilice se pueden calentar diferentes capas de la dermis.

Es un procedimiento indoloro y que se utiliza para el tratamiento de la celulitis y la flacidez de la piel en cualquier parte del cuerpo.
El efecto inmediato de la aplicación de radiofrecuencia es la retracción del colágeno, para, tras sesiones sucesivas, lograr la reestructuración del colágeno profundo y la formación de nuevas fibras que sustituyan a las ya envejecidas, proporcionando una mayor elasticidad a los tejidos y obtener una piel más tersa y, como consecuencia, la reducción de las arrugas y flacidez epitelial.

Los efectos se logran habitualmente a partir del mes de tratamiento y mejoran en los siguientes, aunque esto dependerá del estado del colágeno de cada persona.

Se necesitan entre cuatro y diez sesiones, en función de la superficie corporal a tratar y pueden realizarse otras de recuerdo pasados unos meses.

Al terminar cada sesión de radiofrecuencia es normal que la piel presente algo de enrojecimiento que tarda muy poco tiempo.

Por lo demás, se trata de una técnica muy segura, aunque tiene sus contraindicaciones: embarazo y lactancia, cardiopatías, alteraciones de la coagulación, enfermedades neuromusculares, implantes recientes de colágeno, tener alguna prótesis metálica, marcapasos u obesidad mórbida.

La radiofrecuencia puede complementarse con otras técnicas estéticas en tratamiento de manchas, arrugas, eliminación de venas en la cara, etc.

La flebología es una especialidad de la Medicina dedicada al estudio de la anatomía y fisiología de las venas superficiales y profundas del cuerpo, así como sus principales patologías, incluyendo las varices y las hemorroides.

La Medicina Estética se encarga principalmente del tratamiento de las varices.

Los métodos diagnósticos de esta disciplina se dividen en invasivos o no invasivos según necesiten atravesar la piel y los tejidos o sólo se realizan a nivel de piel.

Lo habitual es la complementariedad de ambos tipos de pruebas. Entre las primeras se encuentran la flebografía, la flebodinamometría, la linfografía, la linfografía radiosiotópica o la angioresonancia y entre los segundos el eco Doppler y la fotopletismografía.

Las varices se producen como consecuencia de una mala circulación sanguínea que da lugar a una dilatación excesiva y permanente en las venas.

En la aparición de varices influyen la herencia, las hormonas, el embarazo y la obesidad, además, el trastorno es más frecuente en las mujeres.

Entre los síntomas más comunes se encuentran picores, dolor, cansancio, pesadez, hinchazón, calambres, cosquilleos y sensación de piernas dormidas.

Se clasifican de acuerdo a su tamaño: podemos distinguir entre las de mayor entidad que son venas dilatadas que sobresalen en la piel; las siguen venas de hasta tres centímetros llamadas varices reticulares que se aprecian por transparencia en la piel, pero no tienen prominencia; y las telangiectasias o arañas vasculares que son venitas capilares que se encuentran en la epidermis.

Entre los tratamientos y técnicas para erradicar las varices que utilizamos en Centro Médico y de Estética son,

la escleroterapia,la escleroterápia con micro espuma,laserterapia, presoterapia y el drenaje linfático.

La carboxiterapia consiste en la aplicación subcutánea de dióxido de carbono (CO2) con fines terapéuticos.
El proceso consiste en la aplicación de microinyecciones localizadas de CO2 mediante un equipo diseñado especialmente para este fin.

Dicho equipo se encarga de controlar la velocidad de flujo del gas (contenido en un tanque), la dosis administrada y el tiempo de inyección.

La introducción del CO2 se realiza por vía subcutánea, gracias a una fina aguja a la que llega el gas a través de un conducto flexible desde el equipo.

El gas debe ser de tipo medicinal anaeróbico con una pureza del 99,9%.
La duración de una sesión de carboxiterapia puede durar entre 30 y 60 minutos, dependiendo de qué áreas se vayan a tratar, y cuántas de ellas en una sola sesión.
La mejora en el intercambio gaseoso permite que el O2 sea utilizado para las reacciones metabólicas, entre la que se encuentra lacombustión de las grasas (mecanismo por el cual se justifica la disminución del tamaño de los adipocitos; proceso oxidativo lipolítico fisiológico), a lo cual se suma la disminución de volumen del tejido entre los adipocitos por el mecanismo anteriormente expuesto.

Ésto da como resultado una mejora en la calidad de la piel , una disminución de volumen de la zona y el alivio de los síntomas que acompañan a la celulitis , como pesadez.

El número de sesiones es variable y depende de las características y necesidades concretas de cada paciente, pero se consideran necesarias un mínimo de 15 aplicadas, 2 ó 3 veces por semana.
Una vez finalizada la sesión, el paciente puede incorporarse a sus actividades de la vida cotidiana, evitando el sol durante las siguientes 24-48 horas.

El drenaje linfático manual es una técnica de masaje terapéutico que se dirige a la “activación del funcionamiento del sistema linfático superficial para mejorar la eliminación de liquido intersticial y de las moléculas de gran tamaño y optimizar su evacuación”.
Se puede definir como una serie protocolizada de maniobras manuales muy suaves que, basadas en un profundo estudio de la anatomía y fisiología del sistema linfático, y se realizan con el fin de drenar o desplazar la linfa que por cualquier causa patológica se encuentra estancada ,edemas, retención de líquidos, mala circulación, a territorios linfáticos sanos para su evacuación normal hacia el torrente venoso.
La clave del éxito del drenaje linfático manual está en el drenaje de las proteínas de los edemas linfáticos, que hoy por hoy, no son capaces de drenarse por medios instrumentales (por ejemplo, la presoterapia, que drena sólo líquido intersticial).
Como cualquier tratamiento estético los beneficios son solo temporales; por lo tanto, deben aplicarse constantemente o los mismos desaparecen (como los ejercicios).
Es la misma técnica que la micropigmentación facial o maquillaje semipermanente, aplicado para mejorar pequeñas zonas de piel cuyo color ha sido alterado por diferentes factores: cicatrices por accidentes o por intervenciones quirúrgicas, quemaduras, injertos, vitíligos etc. Cicatrices y areolas completas

Cicatrices,las cicatrices quirúrgicas más usuales tratadas con micropigmentación son las de elevación, reducción o aumento de mama, liftings, lipectomías y en algunos casos las causadas por accidentes.

Areolas completas ,las areolas se pueden crear en personas con síndrome de Poland o como tratamiento complementario de la reconstrucción mamaria. También se consigue embellecer unas areolas naturales aumentándolas u oscureciendo su color.

Vitíligos,el vitíligo es una enfermedad degenerativa de la piel en la que los melanocitos (las células responsables de la pigmentación de la piel) mueren, dejando así de producir melanina. Dependiendo del caso, estas se pueden pigmentar para conseguir un camuflaje color piel.

Leucodermias idiopáticas ,son despigmentaciones de la piel del tamaño de un lunar que van apareciendo con el paso del tiempo, predominantemente en las piernas. Micropigmentando unos puntos color piel sobre ellas se consiguen disimular muy bien.

Cuero cabelludo,hoy día la micropigmentación es una herramienta muy útil en los tratamientos de estética capilar. Tras las intervenciones quirúrgicas de microinjertos podemos acabar de llenar los huecos con pigmento a modo de puntitos para conseguir un efecto tupido estupendo. Incluso puede lograrse un efecto rapado únicamente con esta técnica. Del mismo modo cicatrices en la cabeza quedan inapreciables después de aplicar unos puntitos del color del cabello en ellas.